Resiliencia

Resiliencia ¿Por qué es tan importante?

La resiliencia es la capacidad inherente a cualquier sistema, ya sea, personal, social, natural o planetario, de absorber los choques y reorganizarse mientras se produce el cambio, de manera que el sistema mantiene esencialmente la misma función, estructura e identidad[1]. Análogamente a un ecosistema, en el contexto comunitario este concepto se refiere a la habilidad de una comunidad de no colapsar frente a la falta de energía o alimentos y a su habilidad de responder y adaptarse ante los choques de origen externo.

Las tres características que hacen a una comunidad, resiliente son:

  • La Diversidad: de los miembros que la forman, de las funciones que pueden realizar, de las respuestas que pueden ofrecer, de las conexiones que tienen entre ellos, de cómo circula y se procesa la información,…
  • La modularidad: una elevada modularidad hace referencia a la descentralización de las conexiones dentro de la comunidad. De manera que si se ve afectada una parte, el resto pueda actuar de manera autónoma.
  • La distancia causa-efecto: Si la distancia es corta, como en los sistemas de gobernanza no centralizados, los miembros de la comunidad son capaces de ver lo que ocurre a su alrededor y, por lo tanto, actuar adecuadamente y en el momento oportuno.

Construyendo resiliencia en tu comunidad

Vivimos en momentos de rápido cambio y debemos aprender a bailar con él. Por eso la reconstrucción de resiliencia es uno de los objetivos clave para las iniciativas de transición. Los beneficios que esto le aporta a la comunidad son muchos, por ejemplo:

  • Si una parte es destruida, el choque no afecta a todo el sistema.
  • Existen una gran diversidad de soluciones desarrolladas creatívamente en respuesta a las circunstancias locales.
  • Se puede obtener las necesidades básicas con el uso de poco transporte y se substituyen las grandes infraestructuras y burocracias por soluciones de bajo coste.
  • Los miembros de la comunidad se conocen, relacionan, cooperan, intercambian y se apoyan.

Hace tan solo unas pocas generaciones, las comunidades eran capaces de superar la mayoría de sus propios problemas por sí mismos. La gente era mucho más habilidosa, práctica, y diversa. Sí, ha habido avances en muchos sentidos, pero la vida antes no era ni mucho menos tan mala. No existía el estrés de la ciudad, se conocía a la gente que te rodeaba y el aire se podía respirar y el agua beber. Sin embargo hoy día apenas quedan restos de esa resiliencia. Sin ir más lejos, nos encontramos a solo 4 días de una hambruna si se parase el transporte. No tenemos un plan B, y por ello es importante cambiar nuestra manera de actuar. Debemos repensar cuales son las prácticas adecuadas, cuales son aquellas que harán que la aumente nuestra resiliencia.

Añadir resiliencia lleva a reexaminar cual es la mejor práctica - red de transición

Por decirlo en términos culinarios, debemos pensar como cocinar la tarta con nuestros ingredientes y solo traer la guinda de fuera. Así que, ¡manos a la obra!

Aquí algunos recursos interesantes sobre resiliencia, en inglés:

[1] Walker, B., Hollinger, C.S., Carpenter, S.R. and Kinzing, A. (2004) “Resilience, Adaptability and Transformability in Social-ecological Systems” Ecology and Society. 9 (2) p.5.

2 pensamientos en “Resiliencia ¿Por qué es tan importante?

  1. Pingback: UrbanBAT | Charla: Territorios en transición, urbanismo ciudadano y cultura transformadora

  2. Pingback: Charlas: Territorios en transición, urbanismo ciudadano y cultura transformadora – WikiToki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *