2016, grandes cambios y Transición Interior

2016verde

Estrenamos nuevo año y el proyecto de la Red de Transición sigue adelante con objetivos renovados y la esperanza de reforzar los contactos y avanzar con la integración y participación de  iniciativas locales, además de seguir con la necesaria confluencia y suma de fuerzas con organizaciones que trabajan en pro de un cambio de paradigma que dé a luz a una potencial nueva civilización. 2016 se perfila como un año de grandes cambios a todos los niveles, que presumiblemente tendrán grandes impactos en sociedades de todo el mundo; por ello, desde la Red de Transición, en este 2016, queremos darle un espacio y relevancia importante a la Transición Interior.

Este sentir es compartido por las personas involucradas en Transition Network y en los HUBs de diferentes países de todo el globo. En la conferencia de Transición celebrada el pasado septiembre de 2015 muchas personas, incluidos los asistentes de la Red, expresamos esta inquietud y se habló de la necesidad de potenciar la Transición Interior a todos los niveles en los que el movimiento de transición opera, desde Transition Network hasta las iniciativas locales, que son las que en última instancia llevan el cambio a la vida real. Ellas son las que evidencian el avance imparable, pero todavía minoritario, hacia nuevas formas de convivencia, consumo y sentir, dando el valor que merece y que nunca debió perder la comunidad, así como su conexión con la tierra.

comunidad

Está habiendo grandes cambios en nuestro sistema climático y en las economías de los países de todo el mundo debido a la interdependencia inherente a una globalización que nos fragiliza. Habrá grandes cambios en los sistemas energéticos que abastecen a las sociedades y mantienen el funcionamiento de la economía, los cuales, a su vez, continúan afectando el equilibrio climático y los ecosistemas que sostienen la entramada red de vida de la que, de manera triste y peligrosa, nos hemos apartado artificialmente.

Sin embargo también está habiendo grandes cambios en la política con la emergencia de movimientos sociales a nivel municipal y local. Son semillas dispersadas que aguardan para germinar y florecer, aportando luz entre tanta oscuridad y construyendo las futuras estructuras y estrategias para la adaptación a la nueva realidad que el obsoleto sistema actual niega de forma ciega, cobarde y cortoplacista.

En esta tarea trabaja el movimiento de Transición y muchos otros, de forma propositiva y valiente, contra viento y marea en un contexto poco favorable. Por ello, se hace necesaria la Transición Interior, para experimentar y re-aprender acerca del papel de la comunidad y el trabajo colectivo. Se trata de conseguir que los esfuerzos que llevamos a cabo nos hagan más resilientes y efectivos, para no aparezcan el hastío y la desmotivación y, con ello, se acabe por abandonar esta apasionada lucha en la que más que nunca tenemos que cultivar el apoyo mutuo, además de, por supuesto, trabajar la ecología profunda para recuperar la conexión con la naturaleza y entre las personas.

Tanto o más importante que lo anterior se irá haciendo la gestión de las emociones que emerjan fruto de los impactos de los grandes cambios que iremos experimentando; el miedo, la soledad o la frustración son emociones naturales que brotarán ante la incertidumbre y preocupación. Reacciones naturales de las que tenemos que ocuparnos y gestionar adecuadamente, aprendiendo de ellas, en vez de huyendo o negando lo que nuestra naturaleza humana nos comunica.

Para conseguir que la Transición interior avance, desde la Red lanzamos el primer curso de Transición Interior, que se celebrará en Barcelona los días 23 y 24 de abril. El curso pretende abarcar  diversos aspectos de la Transición Interior, como el trabajo comunitario y la gestión de conflictos, dinámicas de ecología profunda para abrazar el cambio y trabajar la gestión de las emociones que nos generan los grandes cambios, y con ello reforzar nuestra resiliencia, tanto a nivel personal como a nivel de grupo. Para el curso, proponemos diferentes opciones de cara a facilitar el acceso a las personas interesadas en realizarlo, tales como intercambios y precios reducidos para grupos de 3 o más personas.

Además de este curso, este año nos hemos propuesto aumentar los esfuerzos e intentar llegar a más iniciativas locales de Transición y afines, visitando los municipios y proponiendo charlas, talleres y dinámicas que incluyan los diferentes aspectos de la Transición, incluida la vertiente interna. Este hincapié en el trabajo interno no pretende ni mucho menos desmerecer las importantísimas manifestaciones externas de la Transición, sino intentar equilibrar ambas partes, indivisibles e indispensables para un trabajo comunitario sano y resiliente, en el que las personas integrantes sean capaces de superar, gestionar y apoyarse mutuamente frente a los obstáculos que se presenten, sin perder el ímpetu y las ganas de transformarnos a nosotr@s mism@s y, con ello, a nuestras comunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *